Páginas

sábado, 3 de agosto de 2013

Trail aneto-posets. Maraton de las Tucas (Benasque). 27/07/2013

El pasado sábado se celebraba entre otras distancias, el Maraton de las Tucas en Benasque.
Desde hacía bastante tiempo no iba a una carrera solo, mas de un año ya. Mi hermano y Hortensia atacaron la "Vuelta al Aneto" de 61 km, así que me tocaba lidiar con esta carrera solo.

Creo que ha sido la carrera mas dura que he hecho, y eso que no ha sido ni de lejos la que mas desnivel tenía (2300+) frente a los 3000 + de la Mamufi por ejemplo. Pero un elemento no tenido en cuenta hizo que cualquier cálculo de lo que se tardaría en terminar se fuera al traste. 

En primer lugar estamos en los Pirineos y eso ya quiere decir que nos vamos a mover en alturas que en el caso de la maraton de las Tucas llegan a los 2700 m y en segundo lugar está el tema del terreno y ahí vino la sorpresa....
Llego a Benasque pronto, café, paseo por la zona de salida, preparar todos los materiales y algo nervioso voy hacia la avenida de los tilos, donde sale la carrera. Mientras leo los mensajes de mis amigos Corredores Solitarios (el cabrón de Juankir me dice que seguro que la hago en 6h30, el cabrón metiendo presión antes de empezar jajajaja). Cuando llego ya hay mucha gente, pienso donde colocarme y recuerdo que leí en alguna parte que la primera subida es a Cerler por una senda muy estrecha, donde se esperaban atascos debido a que la gente aun iría muy agrupada. Por este motivo me coloco en el primer tercio del pelotón. 

Espero la salida con algo de nervios y es que por mas carreras a las que vas y por muy en calma que te quieras tomar la carrera es inevitable. Te vienen a la cabeza preguntas como ¿me encontraré bien en la famosa subida al refugio de Angel Orús? ¿como llegaré de fuerzas al collado? ¿como irán hortensia y mi hermano? ellos salían a las 08:00, espero que les vaya bien. ¿se me habrá olvidado algo? en ese momento me doy cuenta que al organización no ha revisado el material obligatorio (bueno, será por material, llevo el obligatorio y mas).
Unos 5 minutos pasadas las 10 dan la salida y con un trote ligero los mas de 800 corredores salimos del pueblo entre los aplausos de la gente.

En muy poco tiempo nos presentamos en el estrecho sendero que nos sube a Cerler. Tal y como había previsto se hizo tapón, aunque como estaba bien situado no me tocó esperar mucho. Me hace mucha gracia  ver los primeros km de las carreras porque se ve a la gente muy nerviosa, unos te adelantan por donde pueden, alguno tropieza algo nervioso, otros van en plan charreta y alguno lo ves ya forzando desde el principio. 
Yo me lo tomo sin prisa pero sin pausa, se que esto va a ser largo y que lo bueno empezará en el km 9 aproximadamente así que dejo que quien quiera me adelante y no me vuelvo loco por pasar a los de delate, chino chano y para arriba.

Llegamos al punto mas alto de nuestro paso por Cerler y comienza la bajada hasta Eriste. En la bajada me dejo llevar y a 1 km de Eriste me doy cuenta que quizás he corrido en la bajada mas de lo que debía. Me paro, saco los bastones, saco el mp3 y me pongo música, bebo y empiezo a afrontar lo que sin duda es el meollo de la carrera. 

Eriste está en el km 9,5 aproximadamente y ya no pararíamos de subir ni un solo momento hasta el km 21. No dejaba de pensar en eso y me agobiaba, así que pensé en dividir la subida en dos tramos. El primer objetivo sería el refugio de Angel Orús y el segundo el Collado de la PLana (el punto mas alto, a 2700 de altitud). 

La subida empieza dura, comienzo a administrar el agua y a tomar las pastillas de sales cada hora. Pasa una hora de subida.... y dos.....y venga a subir, la subida es muy dura, y finalmente veo a lo lejos allí arriba el refugio y escucho el grito de gente animando. Llego al refugio, bebo, relleno los bidones y tras la foto de rigor prefiero no parar y seguir aunque sea despacio. No sabía lo que me esperaba. Gira una curva y subida, gira otra curva y mas subida, me descuido piso sobre una zona de hierba y se me hunde el pie en el barro hasta mitad del gemelo, ya que mas dá, miras hacia arriba y ves a la gente subiendo del tamaño de una lenteja y piensas "madre mía lo que me queda", cruzas un par de ríos, unas zonas con nieve y por fin ves a lo lejos el collado y la gente de la organización arriba. Llego al collado y miro el reloj, he tardado casi 4 horas en subir desde Eriste. 

Paso el chip, Saco la membrana y me la pongo (porque arriba hacia un frío considerable) bebo, tomo mas sales, como frutos secos, bocado a un plátano que llevo en la mochila y cuando me asomo al otro lado del collado a ver la bajada me quedo con la boca abierta..... El problema no eran las pequeñas zonas de nieve que había que cruzar sino los bloques de piedra gigantes sobre los que había que andar para bajar. 

Comienzo a bajar pisando de piedra en piedra me doy un par de sustos al doblarme el tobillo y pienso que mas vale asegurar en la bajada aunque pierda mas tiempo. Las piedras están mojadas y manchadas de barro de los corredores que van por delante así que resbalan bastante. La bajada se hace interminable, cuando dices de correr porque llegas a un sendero, a los pocos metros otra vez zona de bloques de piedra. Me cruzo con algunos corredores medio cojeando que han sufrido alguna torcedura. 
Me paro y saco dela mochila un compeed y me lo pongo en un dedo del pie, que al mojarse con el barro y la nieve me está haciendo una rozadura que me lleva frito.

Esto es un "rompiernas" y viendo el perfil, los últimos km son en teoría "muy corribles" así que tengo que guardar fuerzas como sea para esa zona.

Voy rellenando agua de los bidones cada vez que veo algún arroyo y así llego finalmente al Refugio de Estós. Es el km 30 aproximadamente y empieza la zona en la que mas se puede correr. Empiezo a correr suave y enseguida me doy cuenta que la gente ya no está para tirar cohetes, la subida y la bajada han pasado factura, muchos deciden terminar andando por lo que empiezo a adelantar a bastantes corredores. Tenía tantas ganas de correr que en el km 35 aproximadamente reduzco la marcheta porque por un lado sin darme cuenta el suelo tenía algunas piedras y me estaba jugando una torcedura a falta de muy poco y por otro lado iba demasiado rápido para las fuerzas que me quedaban.

Aparezco en la carretera nacional y le pregunto a un Guardia Civil que estaba cortando el tráfico ¿queda mucho? nada mas terminar la pregunta pienso que "gelipollas" soy  (como diría el gran Juankir) si total me va a contestar "estas ya.... ahí mismo.. ahí mismo está la meta" . ¿Ahi mismo? su pu... madre..... las fuerzas ya muy muy justas hacen que al ver el pueblo al girar una curva apriete el ritmo, mas por las ganas de acabar que por otra cosa.

La entrada al pueblo y a meta no se que decir, impresionante, Las calles estaban a tope y desde que piso la primera calle todo el mundo empieza a aplaudirme. Enseguida piensas, joder me están aplaudiendo y soy un matado jajajajaja Los aplausos y gritos de la gente hace que ni notes el suelo que pisas en esos últimos metros, ves el arco de meta, levantas los brazos y en segundo y medio piensas en todo lo que has disfrutado, en los cientos de mensajes de animo de los "Gelis corredores solitarios" que tendrás al encender el móvil, en tu familia, en mi hermano y Hortensia que aún estarán por ahí corriendo.

Por todo lo que he disfrutado y sobre todo por lo que me habéis ayudado animado solo puedo decir GRACIAS.